Tamaraceite10 de marzo de 2016

Reflexiones en 2º de ESO

IMG 4351 600x450
A continuación pueden leer dos reflexiones hechas por alumnas de 2º de ESO. Son sobre dos temas diferentes pero abordados desde el mismo prisma. LA SOLIDARIDAD.
 
 
COMEDOR SOCIAL
El pasado martes tuve la fortuna de visitar el comedor social. Durante el camino nos iban explicando lo que íbamos a hacer allí. Llegamos y saludamos a las monjas y voluntarios que iban a ayudar. Fueron entrando uno a uno y todos nos saludaron muy alegre y educadamente. Al ver que había gente esperando para entrar pero no cabían, se me partió el alma. Más tarde, una de las monjas me dijo que ellos pertenecían a otro comedor social y eso me tranquilizó un poco. Nos presentamos y todos aplaudieron. La verdad es que yo pensaba que iba a ser totalmente diferente, como le sucede a casi todos los que van. Cuando empezamos a servir los platos me tranquilicé bastante puesto que todo el mundo era servicial y muy agradecido. Esta experiencia ha sido muy enriquecedora para mí, ya que tenía una idea totalmente equivocada de cómo eran las personas necesitadas. Ayudarlos me ha llenado el corazón de felicidad. Como dice el popular dicho, “es mejor dar que recibir” y con esta experiencia he aprendido el verdadero significado de esas palabras.
 
Alejandra Suárez 2º ESO A
 
LA LLAMADA DE DIOS
A mí me gustaría que Dios me llamase a través de mi trabajo. Lo que más dignifica a un hombre es un trabajo bien hecho, un trabajo pensando en los demás, intentando dar satisfacción a las personas y no solo pensando en el dinero que ganar. A través de mi trabajo intentaré ayudar en un futuro a aquellas personas que lo necesiten, prestando parte de mi tiempo y conocimientos a las personas menos favorecidas. No lo haré por el dinero, ni mucho menos para que la gente piense que soy importante. Por ahora daré satisfacción a mis padres con el estudio, que hoy en día es mi trabajo y obligación. Si todo profesional dedicase un poco de su tiempo y de sus conocimientos a prestar su ayuda a los demás, lograríamos tener un mundo mejor, más justo y feliz. Todas las profesiones son igual de valiosas. Por ejemplo, el panadero haciendo panes de más, el carpintero algún mueble de más, el médico atendiendo a los pacientes sin recursos, etc… Si todos dejásemos de pensar en tener más riqueza e hiciésemos caso a esta llamada, viviríamos en un mundo más solidario.
 
Sofía de Arriba  2º ESO B

Otras noticias

Vamos, ¡un selfie!