Entrega de la Palabra

Alguien dijo encontrar a Dios en la naturaleza. Y yo corrí hacia el mar, crucé campos y senderos, miré en espigas y en flores... lema

Todos hablaban de Dios, de su poder, de su cuidado y esmero. Pero no vi a Dios, no estaba allí. Sólo hallé noticias de Él, rumores y recuerdos.

«Pregunta a los sabios de Dios», otros dijeron.

Busqué al místico, al teólogo y al lama; acudí a templos y monasterios. Escuché santas ideas, comentarios, oraciones, sentimientos... Ellos vivían con Dios, pero yo no logré verlo.

«Dios bajó hace ya tiempo; busca en los barrios, en la lucha del hombre por el hombre», sugirieron.

«Busca en la selva, en la cárcel, en chabolas...».

Y sólo hallé recuerdos, recuerdos de algo que Él dijo, de interpretaciones, de ideas y de sueños. Pero Dios no estaba allí; se fue hace tiempo.

Entonces, desencantado, creí que no estaba en ningún sitio, o que estaba demasiado lejos. Y busqué en mi corazón otros asuntos.

Al mirar allí, en mi corazón, sentado entre injusticias y entre miedos, entre dudas, rencores y esperanzas, entre buenos y malos sentimientos, estaba Dios, sentado y esperando. No estaba en la tierra ni en el cielo.

Me fui a contárselo a la gente, a gritar mi gran descubrimiento. Y me encontré que Dios estaba en las montañas, en las flores y en los monasterios, en los barrios, en la cárcel, en la iglesia, en la Biblia, en el cine y en los cuentos. Resultó que Dios estaba en todos sitios cuando lo había encontrado dentro.

 

Con esta oración los profesores del Colegio Claret recibimos el pasado miércoles la Palabra de Dios. Fue un acto sencillo, pero cargado de simbolismo.

Utilizamos cookies para mejorar tu experiencia al navegar por la web. Ver política