El pasado mes de noviembre comenzó su andadura un modesto proyecto que perseguía acercar y ofrecer a los alumnos del colegio un deporte que requiere mucha técnica, esfuerzo y dedicación. A pesar de su escasa experiencia, se ha ido consolidando un grupo compacto e ilusionado con el voleibol; de los cuatro jóvenes que comenzaron esta aventura, ahora son trece los que, con mucho oficio, comparten sus estudios con esta actividad que les ha aportado, no solo desarrollar sus habilidades sociales y de equipo, sino su capacidad de sacrificio. Tras 25 años de experiencia en el mundo del voleibol, Javier de Gabriel, profesor de Lengua Castellana y Literatura, cambia su rol (y su maletín), por el pantalón corto y las renovadas ganas de contagiar su amor por este deporte. ¡Y los que quedan!

 

Voleibol.jpg