Con el objetivo de compartir un rato juntos, los alumnos y alumnas de tercero de la ESO han comenzado a cruzar hasta Canalejas para apoyar a los de segundo de infantil y ayudarles a crear un mensaje que llevar hasta los niños apadrinados de Tánger. Aunque breve, la experiencia abre un nuevo canal de comunicación entre secciones, viéndose los mayores reflejados en sus propias vivencias hace ya una década. Va a ser uan semana muy especial para todos.