Ya llega la recta final de nuestra experiencia. Hemos estado todo el día organizando la fiesta para los residentes. Nos dividimos en varios grupos para preparar la decoración y la merienda. Durante la celebración bailamos y cantamos con los residentes, y a más de uno se le escapó alguna lágrima, ya que dijimos adiós a unas personas que nos han robado el corazón.

   Antes de la cena, celebramos la Eucaristía y nos despedimos de uno de nuestros monitores, Tomas, que regresaba a Madrid, después de acompañarnos durante esta semana. 

   Finalmente, el grupo se reunió para vivir su última noche juntos.

 María Socorro.

 

 

 

ONUVA6 2

ONUVA6 1

Noticias