El pasado viernes 26 de enero celebramos el Día escolar de la Paz y la No violencia con un acto sencillo, pero lleno de emoción, reflexión y oración. Recordamos alguna de las palabras del manifiesto le´ído para la ocasión, este año por la profesora Cristina Garriga:

  No podemos llamarnos cristianos si permitimos, sin inmutarnos, que haya personas que pasen hambre, miedo, frío. No podemos dejar de mirar alrededor; no sólo a la lacra que supone que existan campos de refugiados, también es necesario mirar en nuestra ciudad, en nuestro barrio, en nuestra familia o en el pupitre de al lado.

  Es difícil, parece una tarea gigante para nuestras pequeñas manos, pero todos los que estamos aquí debemos exigirnos la búsqueda constante, la lucha constante, hasta que consigamos que cualquier niño o niña, en cualquier lugar, pueda perderse y disfrutar en los alrededores de la paz. Ahí habremos terminado nuestra labor. ¡Adelante, tenemos mucho por hacer!

 

               IMG 20180130 WA0004  IMG 20180126 WA0013