A priori, un gesto tan sencillo como comer un bocadillo, esconde mucho detrás. Significa mucho más allá de privarse de comer. Es un pequeño esfuerzo para concienciarse de que hay mucho por hacer a nuestro alrededor, en nuestro entorno próximo. Como al principio de la Cuaresma escribíamos en esta misma página, es hora de ayunar de egoísmo, de insultos, de pereza, es tiempo de cambiar.

2018 02 23 PHOTO 000000302018 02 23 PHOTO 00000168

Haz clic aquí para ver más fotos