Pastoral5 de abril de 2019

Cuarto día en Tánger

PHOTO-2019-04-05-10-05-49.jpg

Esta es la crónica que nos mandan nuestros alumnos desde Tánger:

 

¡Ey! ¿Nos echaban de menos? Pues estamos de vuelta.
 
Siempre hemos pensado que la experiencia de Tánger era de la que mejor que hablaban, todos querían ir, pero lo decíamos antes de vivirla. En el Hogar nos han acogido como si fuéramos sus propios niños, como si nos conocieran de toda la vida y por no hablar de los muchachos y muchachas que vienen todos los días con una sonrisa en la cara y con un gran amor que te transmiten al instante. 
 
Pero no solo hemos estado en el Hogar Lerchundi, que al fin y al cabo no es el único lugar donde nos transmiten ese cariño. Por otro lado, uno de los lugares que a primera vista sorprende mucho es Cruz Blanca, aunque les podemos decir que es increíble la manera en la que te cuidan ellos a ti. Nos sentimos súper queridos, tanto por los que trabajan allí como por los mismos chicos. Sabemos que ellos no tienen facilidades ni físicas ni materiales, pero aun así les podemos asegurar que todo lo poco que tienen te lo dan sin pedir nada a cambio. 
 
Estamos un poco tristes porque ya se va acercando el final de esta semana y los vamos a echar mucho de menos, no solo a ellos, también a las Hermanas de Calcuta que nos han dado una oportunidad, como es la de poder colaborar con ellas. Queremos agradecerles el esfuerzo que han hecho por nosotros ya que al principio no íbamos a ir. Lo mismo decimos de Adoratrices, de la guardería y de Dartika, que ha sido también muy especial para todos nosotros. 
 
Como grupo estamos súper contentos de cómo nos ha unido esta gran experiencia. Esperamos que lo que se ha creado aquí no se disuelva nunca. Hacemos referencia a los acompañantes que han venido: Alfredo, María, Tana y Míchel, ya que sin ellos esto no hubiera sido lo mismo y lo decimos en nombre del grupo. 
 
Esta semana nos ha servido para darnos cuenta de que somos muy afortunados. Quizá no nos haya cambiado la vida, pero nos ha hecho darnos cuenta de que a veces nuestros problemas son insignificantes comparados con los suyos. Agradecemos también al colegio esta oportunidad que nos han brindado, ya que si no nos hubieran escogido, no podríamos estar escribiendo esto ahora mismo. Así que como dicen por aquí “shukram bezaf”, que significa ‘muchas gracias por todo’.
 
(Carmen Bravo de Laguna y Néstor García)