Noticias Pastoral

PRESENCIA DEL EQUIPO DE PJV

En el mes de noviembre han estado presentes, entre nosotros, el Equipo de Pastoral Juvenil Vocacional (PJV) de los Misioneros Claretianos de nuestra2016 12 06 PHOTO 00000157 600x450 provincia Bética. Durante este tiempo han tenido diversas actividades entre las que se encuentran las Convivencias con todos los alumnos desde 1º ESO a 2º Bachillerato. En estas convivencias con el lema GAME han podido descubrir que no todo en la vida es un juego y que, a veces tendremos que “jugárnosla” por las personas que más nos importan.

Además de las convivencias han tenido también encuentros de formación con nuestros Catequistas de jóvenes (APJs) y unos Ejercicios Espirituales pensados para ellos. Compartieron también, algunas de sus reuniones con el grupo Fragua de nuestra Parroquia Corazón de María.

Con nuestros monitores del CAL también hubo un momento muy especial de encuentro y oración con el nombre “Caseta del encuentro”. Entre tanta actividad, también hubo momentos para compartir con los agentes de Pastoral de las tres secciones de nuestro colegio y con la comunidad de Misioneros Claretianos, que abrieron sus puertas para acoger a un grupo de 15 chicos y chicas y compartir un momento de fraternidad y de oración.

Desde esta web queremos darle muchas gracias al Equipo de PJV por el trabajo que realizan con nuestros jóvenes y por la dedicación a todos los jóvenes de nuestra Provincia Bética.

 

Haz clic aquí para ver más fotos

Entrega de la Palabra

Alguien dijo encontrar a Dios en la naturaleza. Y yo corrí hacia el mar, crucé campos y senderos, miré en espigas y en flores... lema

Todos hablaban de Dios, de su poder, de su cuidado y esmero. Pero no vi a Dios, no estaba allí. Sólo hallé noticias de Él, rumores y recuerdos.

«Pregunta a los sabios de Dios», otros dijeron.

Busqué al místico, al teólogo y al lama; acudí a templos y monasterios. Escuché santas ideas, comentarios, oraciones, sentimientos... Ellos vivían con Dios, pero yo no logré verlo.

«Dios bajó hace ya tiempo; busca en los barrios, en la lucha del hombre por el hombre», sugirieron.

«Busca en la selva, en la cárcel, en chabolas...».

Y sólo hallé recuerdos, recuerdos de algo que Él dijo, de interpretaciones, de ideas y de sueños. Pero Dios no estaba allí; se fue hace tiempo.

Entonces, desencantado, creí que no estaba en ningún sitio, o que estaba demasiado lejos. Y busqué en mi corazón otros asuntos.

Al mirar allí, en mi corazón, sentado entre injusticias y entre miedos, entre dudas, rencores y esperanzas, entre buenos y malos sentimientos, estaba Dios, sentado y esperando. No estaba en la tierra ni en el cielo.

Me fui a contárselo a la gente, a gritar mi gran descubrimiento. Y me encontré que Dios estaba en las montañas, en las flores y en los monasterios, en los barrios, en la cárcel, en la iglesia, en la Biblia, en el cine y en los cuentos. Resultó que Dios estaba en todos sitios cuando lo había encontrado dentro.

 

Con esta oración los profesores del Colegio Claret recibimos el pasado miércoles la Palabra de Dios. Fue un acto sencillo, pero cargado de simbolismo.

P. Manuel Jesús Arroba Conde

Agradecemos la presencia y el testimonio en nuestra Comunidad Educativa del Misionero Claretiano, P. Manuel2016 11 27 PHOTO 00000256 600x338 Jesús Arroba Conde. Es un prestigioso canonista, especialista en derecho procesal, presidente de la “Utriusque Iuris” Instituto de la Pontificia Universidad Lateranense. En la actualidad, pertenece a la comunidad del Instituto Jurídico Claretiano, de Roma. Ha sido nombrado por el Papa Francisco miembro del Sínodo de Obispos celebrado en 2014 y de la decimocuarta asamblea ordinaria celebrada en 2015.
Desde su experiencia y trayectoria compartió con el Claustro de profesores y la Comunidad Educativa y Parroquial, su vivencia del Sínodo de la familia acercándonos a la Exhortación Amoris Laetitia (la alegría del Amor) del Papa Francisco.
La semana culminó acompañándonos en el retiro de Adviento que tuvo lugar en la Sección de Tamaraceite el sábado, donde desde tres claves: Esperanza, alegría y urgencia, nos invitó a vivir este tiempo de Adviento.