El pasado 19 de diciembre visité junto a los compañeros de mi clase el Monasterio Benedictino de Santa Brígida. A la llegada, nos acogió Fray Néstor de una forma muy amigable y cariñosa. En la entrada del edificio, para introducir la visita, nos habló sobre las distintas horas del día en las que rezan. Por ejemplo, a la salida y puesta del sol. En un momento, nos dijo que permaneciéramos callados. Lo que escuchamos entonces resultó raro, pero a la vez muy hermoso: el silencio. El silencio de cuando todo está en calma, de cuando estamos relajados, atentos, de cuando todo va en  orden con uno mismo y con el resto de personas.
  Una vez dentro, nos sentamos en la capilla y nos habló de san Benito. Benito quiso alejarse de la civilización para encontrarse con Dios en la oración, se retiró de la vida cómoda y renunció a la fama y al prestigio. Y después de pasar por muchas experiencias difíciles, puso en marcha la vida monástica, insistiendo en la humildad, el trabajo y la oración. Después, fray Néstor nos dijo algo que sorprendió a la mayoría: los monjes están contentos cuando un hermano de comunidad se muere, ya que el difunto ha conseguido lo que quería, es decir, estar junto a Dios.
Visitamos la impresionante biblioteca del Monasterio, con varios miles de libres y pudimos ver algunos muy antiguos, de la Edad Media, libros escritos en hebreo, griego, latín y muchas lenguas europeas. Me gustó mucho la biblioteca y ese cariño que los monjes tienen al aprendizaje, la cultura, la lectura y a los libros. Ese afán por leer y aprender me gusta. Una de las últimas cosas que vimos fue la hospedería, y por último, la sala capitular, donde se tienen los encuentros de la comunidad y se habla de todos los asuntos de la vida cotidiana. Allí nos habló sobre la explicación religiosa de Narnia, diciendo que era una obra escrita en referencia a Jesús.
   En resumen, ha sido una buena visita en la que hemos visto la vida de los monjes, sus horarios, cómo viven, a qué se dedican. He de mencionar su gran acogida y bondad hacia los huéspedes. Además, dan a conocer lo importante que es la oración, ya que es la relación personal con Dios, dándole gracias a Él por todo, poniendo en sus manos las vidas de los demás y la tuya misma.
 
                                                                                              Pedro Pablo Díaz (4ºE)
       IMG 20180109 WA0005   IMG 20180109 WA0012